MEMORIA DEMOCRÁTICA

MEMORIA DEMOCRÁTICA

Las políticas públicas de memoria deben asentarse en la concepción de ésta como un derecho de la ciudadanía, al tiempo que un deber para las administraciones... en orden a garantizar la transmisión del patrimonio inmaterial ético en que consiste la memoria. Es necesario reconocer y transmitir el legado memorial de aquellas personas e instituciones que contribuyeron a construir democracia en nuestra ciudad, fortaleciendo así la identidad colectiva de Madrid; construir y reconstruir memorias de una sociedad plural ancladas en el respeto a los Derechos Humanos. En esta tarea es imprescindible mantener y ahondar las iniciativas en marcha dedicadas a cumplir con la Ley de Memoria Histórica vigente, subrayando su carácter pedagógico. Igualmente hemos de tomar como referencia central en nuestras políticas los derechos de las víctimas de violaciones de derechos humanos a la verdad, la justicia y la reparación.

Pero también queremos extender la política de memoria más allá del ámbito de las luchas democráticas y por la libertad, hacia una memoria de ciudad en todas sus dimensiones. La concebimos así como una herramienta para tejer, en nuestros municipios, distritos y barrios, lazos de afecto y compromiso mutuo y convertir el espacio habitado en un lugar de significación colectiva y personal vinculado a los valores que conforman la identidad de Madrid como región de solidaridad, de acogida, de tolerancia, de diversidad. Y así, desde la memoria y la experiencia, construir el futuro a partir del fortalecimiento de esos valores como identidad colectiva.
Leer más